Arrow right close
soc una dona
Machismo Search open
Languages image description
soc una dona

Su alcance y arraigo pueden hacerlo imperceptible o darle una apariencia de normalidad, pero no hay nada que justifique la vulneración de derechos ni los impedimentos contra nuestra libertad.

La violencia machista es la expresión más devastadora del machismo, porque impide nuestra autonomía, nos somete y destruye vidas. Esta violencia se produce en todos los ámbitos —familiar, de pareja, laboral, comunitario y con desconocidos— y puede ser psicológica, económica, física, sexual, digital e institucional.

Una de cada diez mujeres en el mundo ha sufrido una agresión sexual a lo largo de la vida y una de cada catorce ha sido agredida sexualmente por alguien que no es su pareja, aunque la mitad de ellas conocían a su agresor. En Cataluña, el 13,3% de las mujeres ha vivido alguna violencia sexual grave y el 5,9% ha sufrido una violación por parte de la pareja o expareja.

Los únicos culpables de la violencia machista son los agresores.

Violencia psicológica

Amenazas, humillaciones, vejaciones, manipulación, control y aislamiento. Que te exija que obedezcas y que seas sumisa, o que te limite la libertad cogiéndote el teléfono o escondiendo tu documentación y la de tus hijos e hijas, si tienes.

Violencia económica

Control de tu dinero y recursos o del dinero y recursos compartidos. Que te impida seguir los estudios, que no te deje trabajar o que te prive de bienestar físico y psicológico, y que también prive tus hijos e hijas, si tienes.

Violencia física

Cualquier acción contra tu cuerpo para hacerte daño y someterte. Retenerte a la fuerza, lanzarte objetas, pegarte o hacer cualquier otra agresión física. El empuje y las pellizcadas son agresiones, por mucho que te diga que lo hace en broma, y la negación de auxilio en una situación de riesgo, también. A menudo, la violencia física se manifiesta después de mucho tiempo de soportar otras violencias más sutiles.

Violencia sexual

Cualquier acto sexual impuesto por medio del engaño, la manipulación o la intimidación —a la fuerza o con violencia—, al margen que tengas una relación conyugal, afectiva o familiar con el agresor. La mutilación genital, el matrimonio contra tu voluntad y la explotación sexual también son formas de violencia sexual. También hay violencias sexuales que no son físicas, como el acoso, el exhibicionismo o el hecho de que te observen sin consentimiento.

Violencia tecnológica

Pueden ser mensajes abusivos dirigidos a ti, compartir tu intimidad sin consentimiento, acceder a tus dispositivos y revisar tus comunicaciones, o instalar aplicaciones ocultas para controlarte sin que lo sepas.

Violencia institucional

La discriminación y los maltratos que se producen en los diferentes ámbitos preventivos, asistenciales o reparadores del Estado: policial, jurídico, educativo, sanitario, asistencial, mediático, etc.

Servicios gratuitos – 124 idiomas – 24 horas/día – 365 días/año